dimarts, 14 de desembre de 2010

Mientras somos ... una cosa y la otra

Cuando caminamos por la calle nos quejamos de los coches y las motos; cuando vamos en moto, nos quejamos de los peatones y los coches; y cuando vamos en coche, nos quejamos de las motos y los peatones.

Mientras somos alumnos nos quejamos de los profesores porque nos tienen manía y del director porque es un dictador; cuando llegamos a profesor nos quejamos de los alumnos porque no hacen los deberes, del director porque no entiende lo que ocurre en el aula y de los padres porque no colaboran en la educación de sus hijos; para cuando somos nombrados directores, sentimos la necesidad de poner orden para enderezar a alumnos y profesores.

Mientras somos jóvenes nos quejamos de la gente de mediana edad, siempres despistados, y de los ancianos y su lentitud; cuando alcanzamos los cuarenta, nos quejamos de la rapidez de los jóvenes y la lentitud de los abuelos; así, cuando ya somos ancianos no podemos hacer otra cosa que lamentar la virulenta rapidez de los jóvenes y los malos humos de la gente de mediana edad.

Mientras somos hijos nos quejamos del padre y de la madre porque son muy estrictos y no nos dejan espacio para ser libres; mientras esto pasa, papá y mamá ya están un poco hartos de sus irresponsables hijos ¡y de que no lleguen a tiempo a la mesa, joder, que la comida se enfría!

Nunca salimos contentos del médico: que si éste no tiene tacto, que si el otro no se entera; pensamos que para el servicio que nos dan ¡no es necesario estudiar tanto!. Mientras tanto, médicos y enfermeras comparten la misma posición respecto de los pacientes: que si son irresponsables, que si mienten y eso impide hacer buenos diagnósticos... El médico está convencida de que la enfermera sólo trabaja por dinero mientras él trabaja por vocación y dedicación; la enfermera cree saber que el médico sólo aprecia su soldada, y que sólo la valora por su físico.

Y mientras todo esto pasa, la vida sigue rodando. El director del colegio de tu hijo te llama a la consulta médica y te pide una reunión. Llegas una hora tarde a la cita porque un anciano caminaba por donde no debía y has tenido un accidente con una moto para esquivarlo, una moto que pasaba entre coche y coche invadiendo parcialmente tu carril. Cuando llegas al colegio tu hijo te dice que el profesor le tiene manía, así que el director te informa de que tomará medidas contra la actitud del chico, incluyendo castigos y separación de sus compañeros. El profesor, por su lado, te informa de que tu hijo lleva una semana sin hacer ninguna tarea, que eso es intolerable y que su futuro depende de su disciplina y el aprendizaje de los conocimientos básicos, y que los padres tienen la responsabilidad de asegurarse de que trabajan en casa. Para cuando llegas a casa, tu mujer te espera con cara de Satanás. Aunque te dice que la cena se está enfriando, su principal problema es que ha visto una llamada perdida del consultorio, prueba fehaciente de que tienes un romance con una enfermera que, en realidad, está a un milímetro de odiarte porque sospecha que tus avariciosas manos sólo quieren magrearla.

Estás en el hospital, han pasado varios meses desde tu accidente y esa culminación cansina de cotidianiedades. Despiertas lentamente y miras a través de los cristales. Tu mujer deja los brazos consoladores de tu enfermera -que te ha acompañado en la ambulancia- y esboza la sonrisa más grande que jamás haya dibujado su boca. Tu hijo salta intentando verte y sólo lo consigue cuando le ayuda el director del colegio, que junto a su profesor tutor, se ha dipsuesto a acompañarle en cuanto han recibido la noticia de tu infarto.

divendres, 10 de desembre de 2010

Frases lapidàries dedicades a la Marta

Les persones com tu demostren que la justícia viu més enllà dels edificis que li dediquen.

La persona que valora les aportacions dels demés fa l'aportació més valuosa.

El que treballa sense calcular realitza la millor de les operacions.

Gràcies per no demanar-me res, pots estar segura que t'oferiré tot el que pugui.

dimecres, 24 de novembre de 2010

No concibo

No concibo mentir,
no concibo agredir,
no concibo redimir,
no concibo competir.

No concibo la guerra,
no concibo la paz,
no concibo la sumisión,
no concibo la rendición.

No concibo el confin,
no concibo el sinvivir,
no concibo el postín,
no concibo el servir.


No concibo explotar,
no concibo claudicar,
no concibo callar,
no concibo predicar,

dimarts, 2 de novembre de 2010

Els àngels profanadors i la font màgica [en 3R]

Els àngels profanadors i la font màgica [en 3R]

Existeixen, tothom ho sap, infinites realitats paral•leles. Aquestes són tres de les realitats que van succeir fa molt, molt de temps a la vila de Fontsagrada de Montgraciós. Aquest poble s'alçava als peus del Montgraciós, anomenat així per la multitud de coses bones que oferia als seus veïns, com a acció de gràcia, gratuïtament. Entre aquests regals naturals que oferia trobàvem unes delicioses maduixes salvatges, els millors pinyols de les millors pinyes i els millors bolets de la terra; aquest indret també oferia una aigua amb propietats medicinals i curatives, gràcies als milers de filtres naturals que havia de superar l'aigua de la pluja abans de sortir per la font natural que, per les seves qualitats, era anomenada la font sagrada. La quitxalla s’hi referia com a “la font màgica”, ja que no entenien què era allò de les propietats medicinals però sabien que els efectes de l’aigua eren extraordinaris.

De vegades, les realitats paral•leles corren per separat, de vegades es creuen...

En Llibert arribà a Fontsagrada un plujós dia d'abril. Ràpidament va trobar un lloc on dormir i allotjar-se. De feina no li calia buscar, perquè ell era home de bosc i boletaire. Al poble tothom es dedicava a conrear les terres o cuidar les bèsties, així que en Llibert va cobrir una necessitat pròpia i oferia al poble una feina que també era necessària: trobava els millors bolets, les millors maduixes i, en ocasions, les millors fustes. Feia pocs dies que explorava el Montgraciós quan es va aturar a descansar en un lloc ben fresquet. Tanta verdor només podia significar que allà hi havia una font; no va haver de buscar gaire per trobar la font sagrada i beure'n fins quedar satisfet.

Ben aviat es va adonar que aquella aigua era especial, més bona que l'aigua de les altres fonts del poble. Així doncs, en Llibert bevia de la font sagrada cada dia quan baixava del bosc. Uns dies després parlà amb els vilatans d'aquella magnífica aigua i tots l'advertiren que la font era prohibida per als vilatans. Només els membres del Consell dels Primers i els seus familiars podien usar-la. L'excusa era que els millors homes del poble (els governants del Consell dels Primers i els cavallers que defensaven les contrades) necessitaven estar forts en tot moment i no es podien arriscar a que el seu consum massiu acabés per esgotar l'aigua posant en risc la seguretat del poble.

Corrien rumors que els antics mai no havien visc escassejar l'aigua de la font sagrada ni tan sols en èpoques de sequera i que abans no estava taponada, és a dir, rajava constantment sense esgotar-se. I, de fet, la veritat era molt més cruel: els membres del Consell dels Primers, que eren descendents dels primers habitants, comerciants rics o senyors feudals, n’havien prohibit l'ús per perpetuar la feblesa dels vilatans; així mai no gosarien atacar els membres del Consell i les seves famílies, mentre eren febles necessitarien la defensa que els oferien els primers. A més a més, els primers van descobrir que la feblesa evitava la rebel•lió, mentre fossin dèbils els podrien sotmetre millor. Els vilatans desconeixien la veritat de tot plegat.

[R1] En assabentar-se de la prohibició d'ús de la font sagrada, en Llibert va proposar-se distribuir aigua als vilatans, en solitari i sota el seu propi risc. Cada dia omplia una bota de vi amb l'aigua de la font i li donava a una casa diferent.
[R2] Quan va saber que l'aigua de la font era prohibida i que potser aquesta prohibició no estava justificada va disposar-se a distribuir-la ell mateix. Cada nit s'apropava a la font i omplia una garrafa. En tornar a casa, la distribuïa en diferents ampolles que després venia als vilatans, tot distribuint els beneficis entre les cases més pobres del poble.
[R3] La prohibició d'ús de la font sagrada va motivar en Llibert, que es va posar en contacte amb d'altres vilatans contraris a la prohibició. Tots plegats van decidir trobar una manera de distribuir l'aigua a tot el poble. I així ho van fer: cada nit baixaven a la bodega d’en Lluís, que vivia als afores, a prop de la font, i excavaren un túnel fins arribar a la font. En uns mesos van tenir les canalitzacions preparades i l'aigua de la font va començar a rajar per totes les fonts del poble.

Al cap d'uns mesos, la salut dels vilatans va millorar substancialment. La filla de la pobre Maria lluïa galtes rosades i les bosses dels seus ulls ja no eren morades; la boticària tenia molt poca feina, la gent gran caminava millor i fins i tot algun s'atrevia a demostrar que podia ballar. La canalla cantava cançons de lloança a la font màgica. L'alegria dels vilatans es va acompanyar ràpidament d'una felicitat i una tranquil•litat abans mai vistes. Abans l'alegria els ajudava a superar els mals moments, ara la felicitat ho omplia tot i l'alegria no era una vacuna sinó un bé abundant que els ajudava a ser més amables, molt més predisposats.

[R1] El Consell dels Primers no va trigar a assabentar-se que algú distribuïa aigua de la font sagrada, així que es va ordenar investigar-ho i detenir el responsable. Gràcies a les amenaces i, després, la tortura, els cavallers van aconseguir identificar en Llibert com a responsable dels fets.
[R2] Quan el Consell dels Primers va rebre l'avís del negoci d’en Llibert, va tancar la font i va començar a vendre l'aigua als vilatans a uns preus abusius i quasi inabastables, d'aquesta manera prohibien el seu ús i a més recaptaven diners dels vilatans més afortunats, fent-los una mica més pobres.
[R3] Alguns notables del Consell dels Primers van apropar-se a la vila amb un càntir ple d'aigua del riu i la van comparar amb l'aigua que sortia de les fonts. Aviat van descobrir les canalitzacions, les van destruir i van tractar d'impedir l'accés a la font amb murs i obstacles de tot tipus. Addicionalment, vigilaven la font i les seves rodalies. Un vilatà va delatar en Llibert com a instigador de l'obra.

El decret del Consell dels Primers era contundent i extraordinàriament breu: La profanació de la font sagrada es pagarà amb la vida.

[R1] Tan bon punt van detenir en Llibert, multitud de vilatans buscaven la clandestinitat de la nit o dels dies de mercat per anar a buscar aigua a la font i després l'alliberaven a les cases amb més problemes de salut. La gent els anomenava els àngels profanadors.
[R2] Unes setmanes més tard, els nois més joves van explorar el Montgraciós, tot trobant noves fonts d'aigua. Tot i que aquestes altres fonts rajaven molt poca aigua, podien arribar a acumular certa quantitat d'aigua que cobraven a un preu molt baix, fent una competència insuperable al Consell dels Primers, posant en qüestió la prohibició i aquells preus abusius. La gent va fer córrer llegendes sobre com s'obtenia l'aigua de la font i fins i tot es deia que eren esperits que es colaven per les escletxes de la muntanya, com si fossin àngels: uns àngels profanadors.
[R3] Un grup ben organitzat va actuar d'immediat, vigilant la font i el dispositiu de seguretat organitzat pel Consell. En unes setmanes, les guàrdies es van acabar i s'hi apropaven cada nit per recollir aigua. Com que actuaven de nit i només se'n podien veure les seves ombres o reflexos, els van anomenar els àngels profanadors.

El judici (i posterior execució) d’en Llibert s'apropava. Els membres del Consell dels Primers sabien que els vilatans continuaven bevent aigua de la font sagrada, així que tenien poc temps si volien fer quelcom. La nit abans del judici van trobar-se clandestinament per tractar de resoldre la situació.

[R1] Es van organitzar dos grups. El primer d’ells intentaria despistar els cavallers que guardaven els calabossos on retenien en Llibert. Van pujar al Montgraciós i van encendre petits focs, confonent els guàrdies que van pujar al bosc per no trobar-hi res. Mentrestant, un altre grup va retenir i emmordassar els guàrdies que vigilaven els calabossos per alliberar en Llibert, que va fugir immediatament. Aquell va ser el punt en què la paciència dels vilatans es va esgotar i van començar a desobeir el Consell dels Primers fins que la font va ser alliberada, uns anys més tard.
[R2] El debat es va allargar extensament. Alguns dels vilatans atacaven en Llibert acusant-lo d’enriquir-se amb la font sagrada i, de fet, el comparaven amb els membres del Consell dels Primers. Anys després es va descobrir que aquests darrers eren els informadors dels membres del Consell dels Primers, però en no saber-ho alguns van dubtar si era convenient defensar o intentar el rescat d’en Llibert. El poble va assistir emmudit al judici d’en Llibert, que va ser condemnat per traïció i tot seguit fou executat allà mateix. Tot i que hi havia hagut opinions contràries, tots estaven d’acord en l’abús que es cometia impedint el lliure accés a l’aigua de la font i mai no van deixar d’intentar alliberar la font. 54 anys després dels fets que hem explicat, i després de moltes baralles i enfrontaments, el poder del Consell dels Primers va ser reduït a la gestió de les seves pròpies terres i la font fou alliberada.
[R3] Després d'un breu debat, van reunir tots els veïns del poble i van marxar cap a les cases, una a una, dels membres del Consell dels Primers, que no s'esperaven la visita i els van agafar desprevinguts. Els van arrestar a tots i els van retenir. El dia següent, el judici a en Llibert es va convertir en un debat sobre els Primers. Van concloure que s'havia d'impedir, en el futur, que ningú no tingués poder sobre els demés i que els Primers s'integressin en les tasques comuns del poble, sense cap privilegi, dedicant les seves propietats al bé comú. Així fou com instituïren, en les propietats dels Primers, cases de peregrinatge, molins, cases d'esbarjo i residències d'hospitalitat per a malalts.

Aquells fets van ser coneguts com 'els cultius dels àngels profanadors' i cada mes d’abril es celebraven uns festejos en el seu record.

dijous, 21 d’octubre de 2010

Sobre la aplicación del derecho administrativo a las relaciones de pareja

Esa peazo pareja que va y le dice a su amig@: antes de quedar con tus amiguetes tendrías que "consultármelo".
En el fondo, la persona en cuestión está intentando establecer un régimen de autorización. En un estado democrático, esa solución se arbitra para el ejercicio de actividades que no están ligadas al ejercicio de un derecho reconocido. Esto es, se trata de una actividad prohibida a priori pero que por ley puede ser autorizada, para ello el particular deberá obtener una autorización de la administración competente.
En definitiva, te está diciendo: "no tienes derecho a quedar con tus amistades, pero en determinados casos, te dejaré".
El ejemplo clásico es el de la venta ambulante. Como la calle es de todos de forma indivisible, el vendedor ambulante se está apropiando de un bien público para su beneficio privado. Al no reconocérsele el derecho de ocupar el dominio público, se le somete a un régimen de autorización mediante el cual, la administración puede acceder o no a las peticiones particulares.

Si tu pareja dice "podrás salir en determinadas condiciones" y las tasa (por ejemplo, cuando yo quede con mis amistades o familia, o esté trabajando, etcétera), estará estableciendo un régimen de licencia.
Aviso: La discusión doctrinal acerca de la corrección de los conceptos autorización-licencia en un estado democrático es una odisea de artículos, libros y sentencias que no conviene ahora pormenorizar.
El ejemplo sería el de la terraza de un bar. El establecimiento puede solicitarlo en determinadas condiciones (según las características del establecimiento, la longitud de la acera, etcétera).
Si la pareja dice: "haz lo que quieras, pero avísame". Esta situación, de la que se conocen muy pocos precedentes es la más propia a un régimen de libertad con pocos matices (entiéndase, toda libertad tiene sus límites ligados a la responsabilidad frente a terceros, esto es, algunos límites forman parte del mismo contenido del derecho de libertad).
Sólamente en aquellos casos en los que existe un derecho reconocido (y hasta cierto punto, incondicionado en sus formas de ejercicio, dentro de la legalidad), el régimen es el de la comunicación. En estos casos, el particular sólo tiene que trasladar la intención de ejercer el derecho y la administración tiene que permitir al particular en el ejercicio de su derecho, que el ciudadano puede ejercer sin esperar ninguna declaración de la Administración. Este es un régimen de comunicación. El caso paradigmático es el del ejercicio del derecho de reunión (las manifestaciones). La administración no puede condicionar el derecho de los ciudadanos salvo peligro de desórdenes graves del orden público (concepto harto difícil de manejar, aunque en realidad se habla de peligro para la vida de las personas, estragos, etc..., en general, debería hacerse referencia a la posibilidad de la comisión de delitos, pero la doctrina no está clara al respecto).

No lo olviden amigos, muchos regímenes pretendidamente democráticos (tampoco hay que olvidarse de que la democracia no es la panacea) actúan de una forma bastante torcidera, y someten actividades a regímenes suaves como el de comunicación pero acaban operando como regímenes de autorización. Como en el caso de la manifestación, en los que las administraciones imponen condiciones que pretenden salvaguardar el orden público pero que van dirigidas a impedir o entorpecer el ejercicio del derecho.
O como en el caso de las parejas, puesto que aunque algunas veces dicen respetar tu libertad, establecen un régimen de comunicación que acaba pareciendo un interrogatorio inquisitorial: "ah, vale, claro que puedes, ¿a dónde vas? ¿con quién? ¿y qué vais a hacer? ¿ya te sabrás controlar? Cuidadito con lo que haces que yo tengo espías por todos lados y visión supersónica.

En estos casos, lo más aconsejable es hacer una interpretación particular del contenido de nuestros derechos porque, de otra manera, la vida no sería vida. Eso sí, no despiertes a tu pareja en plena borrachera para declararle tu amor...

dijous, 14 d’octubre de 2010

Ja ningú no recorda...

Ja ningú no recorda que fa només dos anys la policia agredia periodistes i nens pel carrer, ja ningú no recorda que fa només tres anys es començaven a viure sensacions de dictadura quan la policia usava armes antirreglamentàries, ja ningú no recorda quantes vegades s'han reprimit manifestacions i moviments amb excuses fabricades, amb infiltrats que, disfressats de manifestants, calaven foc arreu.
Però és clar, ja ningú no recorda, ningú no fa l'exercici de recordar el que ha passat dues setmanes abans. Els pensaments són fugaços, les experiències són efímeres, les realitats són esclafades pels espectacles, la corrupció sembla passatgera, els greuges són petits i deslocalitzats.
És clar, ja ningú no recorda res, i no imbrica les experiències concretes en preguntes més generals, en els problemes socials, més comuns al llarg de la història. Ja ningú no recorda que abans del maig del 68 l'ordre social era estàtic i defensat amb armes i traumes. Ja ningú no recorda que molts filòsofs i pensadors van ser cremats a la foguera, ja ningú no recorda que les 8 hores van costar molta sang, ja ningú no recorda que res no es guanya sense jugar, que els drets i les llibertats s'han hagut de conquerir.
Ja ningú no recorda què va passar ahir, ja ningú no recorda què va passar abans d'ahir, ja ningú no recorda que el seu benestar està fent de turments personals i col·lectius... ja ningú no recorda que el seu turment personal estarà fet de la seva desídia perquè ja ningú no recorda.

dijous, 30 de setembre de 2010

Comunicat del moviment del 25 sobre la vaga del 29-S

Propera convocatòria pública per continuar amb aquest moviment: dissabte 2 d'octubre, a les 17h a la plaça universitat
---------------------------------------

Comunicat davant del desallotjament del banc reapropiat de plaça Catalunya i arran de la jornada de vaga general del 29 de setembre


La vaga general ha començat a la mitjanit. Al llarg de la matinada i el matí­, hi ha hagut piquets a tots els barris i punts estratègics de la ciutat. A les dotze del migdia els piquets dels barris han confluit a plaça Catalunya, on l'Assemblea de Barcelona havia convocat un piquet central unitari. Els mossos d'esquadra han intentat impedir que el piquet marxés per on estava previst, cosa que ha generat moments de tensió.

A les tres de la tarda, mentre els establiments de les Rambles i voltants estaven sent tancats, els mossos han procedit a 'escombrar' plaça Catalunya i han irromput al Banc Espanyol de Crédit reapropiat, que havia esdevingut des del passat 25 de setembre un espai de confluència multitudinària de cara a la vaga general i més enllà.

Al final de la jornada de vaga, hi ha 33 persones detingudes i algunes desenes de ferits per la policia.

La denúncia interposada per part de la propietat de l'edifici havia estat arxivada pel jutjat tres dies enrere. Els mossos han desallotjat sense l'ordre pertinent del jutge: es tracta per tant d'un desallotjament il·legal. El pretext adduit per fer aquesta actuació d'excepció és que s'havien tirat objectes des de l'edifici. Però els mossos no han detingut ningú dels que romanien dins l'immoble ni s'ha trobat res incriminador, procediment policial que denota per si mateix que no es pretenia aturar algú que feia quelcom des d'un edifici, sinó desallotjar un espai per raons polí­tiques. Altres irregularitats han estat l'absència del número de placa visible en molts agents, així­ com la contractació de seguretat privada quan la denúncia de la propietat estava arxivada.

Per altra banda, cal dir que la intensa jornada de vaga que ha tingut lloc aquest 29 de setembre ha desbordat completament l'adscripció particular a un espai com el Banc Reapropiat de plaça Catalunya, a un ens com el Moviment del 25 de setembre, l'Assemblea de Barcelona, o a les diferents manifestacions dels diversos sindicats, incloses les dels sindicats majoritaris. és una evidència per a tot aquell que hagi passat pels carrers del centre de Barcelona aquest ja històric 29 de setembre del 2010, que el caràcter combatiu de la vaga era transversal, compartit i general. Adscriure la seva tonalitat excepcional a un sol sector respon tan sols a una lògica repressiva que pretén desvirtuar l'expressió d'un malestar col·lectiu de caire estructural. A aquestes alçades de la crisi, només el cinisme o l'autoengany poden seguir justificant un sistema que salva els bancs amb diners públics mentre imposa retallades socials i laborals a les classes populars, que ataca les condicions de vida de la majoria de la població mentre intenta mantenir a qualsevol preu els beneficis empresarials i financers.

El Banc Reapropiat de plaça Catalunya ha estat durant cinc dies un espai increible on han acudit centenars de persones. Entre moltes altres activitats (assemblees, xerrades, grups de treball, mapa de recursos, àpats, projeccions, punts d'informació, centre de mitjans, etc.), el diumenge 26 es va celebrar una assemblea amb 500 assistents que van apropar-se a la crida de quina és la teva vaga?. Persones amb condicions laborals i vitals molt diverses van agrair emocionades l'existència d'aquest espai, la possibilitat de posar en comú la seva situació i de començar a pensar plegades eines de lluita, alternatives i suport mutu per fer front a la crisi.

Així tot just comença. Perquè la nostra vaga no cap en un dia. Perquè sabem que la Barcelona de la Rosa de Foc va conquerir millors condicions de vida per a tothom a través de formes d'organització i lluita en el seu moment il·legalitzades o criminalitzades, com la vaga general. Perquè hem perdut la por. Perquè hem descobert que juntes ho podem tot.


Moviment del 25 de setembre

Barcelona, 29 de setembre del 2010

divendres, 6 d’agost de 2010

Las escaleras

Qué gran invento las escaleras
Mejor pequeños impulsos
Que subir toda la cuesta

Luego la silla de ruedas
Convirtió el uso en abuso
...lo que hacemos con las ideas

Los niños las suben y las bajan
Las saltan y las flanquean
Juegan con ellas

Los mayores las odian
Les marginan y les encierran
Mueren con ellas

Quiero saber quién inventó las escaleras
Para decirle y preguntarle
Qué hacemos con nuestras ideas

Técnicamente impolutas,
De extrañas formas,
Raras en la naturaleza

Así son las escaleras,
Como muchas otras ideas
Como el dinero y las normas

Nos fascinan y abusamos
De nuestra pericia técnica
Ay que ver, lo que hacemos con nuestras ideas

Como las bombas, los aviones
La electricidad o la estética
Ay que ver, lo que hacemos con nuestras ideas

dimarts, 27 de juliol de 2010

Lectures d'estiu

Mentre segueixo esperant que em torni el meu exemplar de "la miseria en el medio estudiantil" per fer-li una tercera llegida (Mouni, on t'has ficat???)passo el temps llegint tres llibres al mateix temps.
El primer és El señor de Áger, que ha escrit mon germà i que té un gran interés historiogràfic. Per bé que és novel·la història, ens dóna informació rellevant sobre el que va passar a les contrades de la vall d'Àger i el Pallars pels voltants de l'any 1000 després que nasqués aquell hippie anomenat Jesus.
L'editorial li ha fet un bloc que es pot consultar per veure'n els detalls i algunes dades historiogràfiques. Avui he vist que ja es pot comprar a La casa del Libro.
Els altres dos llibres que tinc entre mans són de filosofia:
La insurrección que llega és el llibre d'èxit revolucionari i, seguint la tradició de la internacional situacionista, no es talla ni un pèl, és cru i dur de llegir perquè no s'amaga en l'ús del llenguatge.
Finalment, la Fundació Anselmo Lorenzo de la CNT ha reeditat Anarquismo básico. Espero que la lectura sigui lleugera i no massa sintètica, perquè ja sabem que la llibertat és una cosa massa seriosa com per prendre-la a la lleugera...
Espero que us animi a fer alguna lectura d'estiu...
Us deixo amb una cançoneta que avui he sentit per primer cop, no sé com se m'havia escapat!!!

dijous, 20 de maig de 2010

Solidario multiplicado por siete

Para que luego digan que no somos solidarios les explicaré la situación que me hace estar orgulloso de ser solidario multiplicado por siete. Esta crisis me está demostrando que soy una persona con un alto grado de compromiso con mi sociedad.

1) No tengo piso hipotecado, pero con el dinero de mis impuestos se rescató a los bancos para que bajaran los tipos de interés y así impedir la subida de las hipotecas.
2) Este año me he decidido a tener hijos, justo ahora que retiran el cheque-bebé, pero... todo sea por el bien del país. No me importa haber pagado durante años el cheque-bebé de los demás, aunque tuvieran un mayor poder adquisitivo, puesto que el futuro del país lo requería.
3) Durante los dos años precedentes no cobraba suficiente dinero como para que la deducción de los 400€ se me aplicara plenamente, pero no me quejo porque el bienestar de los demás es mi principal fuente de felicidad.
4) Mi ordenador necesita un recambio urgente, y aunque hayan subido el IVA al 18% no me importa, porque... todo por la patria. También estoy de acuerdo con pagar el canon porque aunque lo pago tres veces por un solo uso (con el mp3, el disco duro externo y el ordenador), soy consciente de que Ramoncín lo está pasando mal por la bajada de ventas de sus discos.
5) Aunque llevo trabajando desde los 18 años, no me importa trabajar hasta los 67, porque prefiero estar redactando informes que mirando obras. Tampoco me importa haber pagado con mis impuestos las mil y una prejubilaciones con el dinero de mis impuestos y que han acabado de vaciar las arcas del Estado, porque la generación de mis padres trabajó duramente.
6) Por fin este año he obtenido mi plaza de funcionario ... ese 5%, ¿qué importa una contribución al bien general? Yo, al menos tengo un trabajo y un sueldo con el que ayudar a los más desfavorecidos.
7) Para finalizar, he decidido cumplir 32 años y dejar la juventud a un lado, para así no molestar al Ministerio de Vivienda tramitando mi ayuda al alquiler que, por lo visto, les cuesta tanto trabajo que tardan una infinidad.

Celebraré mi solidaridad con un buen cocktail, estáis todos invitados.

dimecres, 28 d’abril de 2010

La obediència és suïcida

L'obediència és suïcida
S'han col·lat dos esdeveniments en el meu cap que m'han portat a la reflexió que dóna títol a aquest escrit. El primer és el cas de la nena assassinada a Seseña i la tumultuosa reacció -mai millor dit- de la dreta demanant l'enduriment de la llei del menor. El segon és l'accident de l'avió polac que transportava mig govern inclós el cap d'Estat. De la petició d'enduriment de la llei del menor poca cosa a dir: no només és equivocat, sinó contraproduent, perquè el que necessita algú que assassina un altre és teràpia, no tancament. Una rehabilitació a temps pot salvar més vides, inclosa la vida de l'assassí, que no pas l'altra solució. Una educació basada en la mà dura no hagués evitat, segurament, la mort de la jove, i potser n'hagués produït més.

Aquesta especulació esdevingué evidència amb l'accident del president polac, l'ultrareligiós Lech Kaczynski. En els primers moments es va especular que el mateix president va donar l'ordre d'aterrar tot i que els tècnics desaconsellaven l'operació; des de la torre de control demanaven que es desplacessin a l'aeroport més proper. Aquesta dada de la notícia no s'ha confirmat. Imaginem que és certa, que el pilot no volia aterrar però per no contradir el cap d'Estat, va decidir intentar-ho. Aquí, a més, hi hauria un abús de poder, perquè en un avió no pot manar mai un passatger inexpert, sinó que manen els pilots. Però el cas és que el pilot sabia que si no obeïa estava fumut, podria haver perdut la feina, i és sota aquesta coacció que decideix intentar l'aterratge. Si imaginem que els esdeveniments són els que relatem, és a dir, que el president va donar l'ordre d'aterrar, la conclusió és que el pilot no va perdre la feina sinó la vida pròpia i la de 68 persones més per no atrevir-se a desobeïr. Gran resultat de l'educació típica del segle XX: 68 morts innocents, obedients, però innocents.

La obediencia es suicida

Se han colado en mi cabeza dos hechos que me han llevado a la reflexión que da título a este escrito. El primero es el de la niña asesinada en Seseña y la tumultuosa reacción -nunca mejor dicho- de la derecha pidiendo el endurecimiento de la ley del menor. El segundo es el accidente del avión polaco que transportava medio gobierno incluido el jefe de Estado. De la petición de endurecimiento de la ley del menor poca cosa hay que decir: no solamente és erróneo, sino contraproducente, porque lo que necesita alguien que asesina a otro es terapia, no encierro. Una rehabilitación a tiempo puede salvar más vidas, incluida la vida del asesino, que la otra solución. Una educación basada en la mano dura no hubiera evitado, seguramente, la muerte de la joven y tal vez hubiera producido más.

Esta especulación devino evidencia con el accidente del presidente polaco, el ultrareligioso Lech Kaczynski. En los primeros momentos se especuló que el mismo presidente había dado la orden de aterrizar, aunque los técnicos desaconsejaban la operación; desde la torre de control pedían que se desplazaran al aeropuerto más cercano. Este dato de la noticia no se ha confirmado. Imaginemos que es cierta, que el piloto no quería aterrizar pero para no contradecir al jefe de Estado, decidió intentarlo. Aquí, además, habría un abuso de poder, porque en un avión no puede mandar nunca un pasajero sin experiencia, sino los pilotos. Pero el caso es que el piloto sabía que si no obedecía estava perdido, podría haber perdido el trabajo, y es bajo esta coacción que decide intentar aterrizar. Si imaginamos que los acontecimientos son los que relatamos, es decir, que el presidente dio la orden de aterrizar, la conclusión es que el piloto no perdio el trabajo sino la vida propia y la de 68 personas más por no atreverse a desobedecer. Gran resultado de la educación típica del siglo XX: 68 muertos inocentes, obedientes pero inocentes.

dimecres, 3 de març de 2010

Bailando con los impulsos eléctricos

Me dirijo hacia el servicio de un bar de estos modernos que proliferan en nuestras ciudades, pianista y admiradora incluídos. Entro en el servicio, no sin dificultad, porque la estrechez era considerable. Busco el interruptor de la luz y no lo encuentro. Por que no hay, es uno de esos mecanismos con célula fotosensible que se dispara con el movimiento. Para no encenderse con cualquier presencia, por ejemplo, la de una mosca, estos mecanismos tienen la sensibilidad atenuada, de tal forma que si la orina tarda en salir, la luz se apaga cuando se agota el tiempo para el que está programada. Me ponen un poco de los nervios estas historias, pero intento tomármelo con humor y mientras el pipí no hace acto de presencia meneo mi culito, como si bailara. Y de pronto me veo bailando con una célula fotosensible de sensibilidad atenuada en el lavabo de un bar moderno con pianista y admiradora incluídos, una postal digna de enmarcar. Eso sí, que me quiten lo bailao y la sonrisa de medio segundo que me arrancó ese primitivo mecanismo. Love is in the air...

dimecres, 20 de gener de 2010

Érase una vez... revisitando cuentos (la Cenicienta versión post-modenna)

- Apunta, Mari, Hotel Arts, Calle Ramon Trias Fargas, a las cinco tienes que estar allí. Ponte tus mejores galas, hoy ganarás 100 veces más que el resto de las noches.
- Sí, Ramón, lo que tú digas Ramón... -con hastío.
- No te rías de mi, sabes que es le debemos un favor al tipo que nos ha hecho el encargo.
- Que sí, Ramón, me pones de los nervios, joder. Me pondré el traje de la boda de mi hermanastra, ¿estás contento? Pero eso sí, una cosa te digo, como alguno de esos ricos babosos se pase de la ralla se la corto.

El príncipe llevaba ya unos días deprimidos desde la vuelta de su tirana madrastra cuando se celebró su fiesta de aniversario. Siempre andaba molestándole, que si esto que si lo otro, que si cásate, que si a ver cuándo encuentras una digna sucesora para mí... El pobre príncipe esperaba, en su fuero interno, que su madrastra padeciera un ataque de locura y se quedara en Brasil con un cortejo de jóvenes pobres; después de varios meses de viaje, creía que su ilusión se haría realidad pero no fue así.

Después del almuerzo, copioso y lujoso (mira por dónde aquél día el príncipe había preferido pedir verduras a la brasa), los invitados se dispusieron a pasar a la sala de baile. El príncipe y la madrastra abrieron el baile. Entre los absurdos comentarios y las vueltas que daba -medio ebria ya- su madrastra, el príncipe divisó una joven, deliciosamente atractiva, rodeada de esos viejos babosos que su madrastra tenía por amigos. Sus zapatos brillaban, su triste sonrisa irradiaba belleza. A la siguiente vuelta la perdió de vista. Había quedado totalmente prendado de su belleza, sus hoyuelos, el color de sus ojos. Ya nunca olvidaría ese rostro, ese cuerpo, ese áurea.

En cuanto los invitados invadieron la pista, el príncipe se libró de la madrastra en un gesto de desprecio y se dispuso a pedir una copa con sus amigos.

- Ven, madrastro, hemos pedido unas copas -uno de sus amigos bromeaba sobre el baile con su madrastra, como si insinuara con sorna que su madrastra le pretendía, no sólo porque casi le igualaba en edad, sino también porque su promiscuidad era sobradamente conocida.
- Escuchad, he visto una joven rubia con un vestido de seda plateado, guapísima, ¿la habéis visto?
- Debe ser una de las prostitutas que nos trae tu primo a las fiestas. ¿No te estarás enamorando... de una puta pobre? -las carcajadas se hicieron oir en toda la sala ante semejante pregunta.
- Menos risas, no sabéis el infierno que es mi vida desde que ella volvió de Brasil -dijo el príncipe mirando a la madrastra.

En ese momento se dispusieron a brindar, sin darse cuenta de que el príncipe había tomado la copa de un compadre, que tenía adicciones extrañas y que aquel día se estaba administrando ketamina.

Una vez hubieron brindado, el príncipe se alejó del grupo y empezó a buscar a la joven del vestido plateado. Recorrió toda la sala, pero no la encontraba. Bajó a la recepción del hotel, pidió un listado de todas las habitaciones que se habían reservado para la fiesta, y se dispuso a ir una por una hasta encontrar a la joven.

En el momento en el que tomaba el listado y se acercó al ascensor, la droga empezaba a hacer efecto, empezaron los sudores y unas ganas insalvables de ir de vientre. Cuando llegó a la planta 22 se dirigió corriendo al lavabo. Los efectos de la droga se hacían notar. El príncipe no sabía qué había sucedido, por qué se nublaba su visión, ni el por qué de los sudores. Intuía que era un asunto de drogas, pero en ese momento todo le daba igual, sólo quería encontrar a su princesa.

Salió del lavabo, se dirigió a la puerta de la primera habitación y empezó a aporrear la puerta. Nadie contestaba. En parte era lógico, puesto que la fiesta acababa de comenzar y nadie las usaría hasta pasadas unas horas, pero también era posible que alguien se hubiera atrincherado con la prostituta y no quisiera dar señales de vida.

A la tercera puerta ya estaba desesperado y aporreaba cada vez más fuerte. Un botones se acercó a él, no para recriminarle (¡se trataba del príncipe!) sino para ofrecerle ayuda. El príncipe les explicó que buscaba a una joven rubia, guapa -¿qué digo guapa?, ¡guapísima!-, con un vestido plateado y unos zapatos luminosos. El botones le vio desesperado pero con una actitud extraña, hablaba, pensaba y se movía de una forma borrosa. El botones intuyó que el joven debía tener un asunto de drogas entre manos y no quería mezclarse en esos asuntos. El príncipe le suplicó que hiciera llamar a todas las habitaciones para comprobar dónde estaba –“otro capricho de los putos aristócratas”, pensó el botones.

El botones trató de alejarse del príncipe diciéndole que lo intentaría pero dentro suyo sabía que no iba a hacer nada, y el príncipe también lo sabía. Entonces le amenazó con que haría saltar la alarma de incendios y que si hacía falta quemaría el hotel para encontrar a la chica. Putos yonkis -se repetía el botones en su cabeza- cuando tienen el mono son capaces de todo, cómo cojones me voy a quitar a este tipo de encima.

El príncipe siguió aporreando puertas mientras el botones se disponía a llamar urgentemente a la dirección del hotel. Si se hubiera tratado de cualquier otro cliente no habría pasado nada, se hubiera llamado a seguridad y se le hubiera expulsado, pero se trataba del príncipe. Al cabo de unos minutos apareció el director del hotel. Encontró a un hombre fuera de sí, con el rostro desencajado. Sudaba por todo el cuerpo y su delicada media melena se había convertido en unas sucias greñas mojadas.

- Perdone, majestad, ¿podemos hacer algo por usted? -le espetó amablemente el director.

Seguidamente, el príncipe le explicó su problema y validó así la versión del botones.

- Sabemos que han reservado las tres plantas al completo, pero como comprenderá no podemos permitirle que derrumbe todas las puertas, por más urgente que sea su deseo de encontrar a la muchacha -intentó bromear el director.
- Mire, estoy agotado, sólo necesito saber si van a ayudarme o si tendré que arreglármelas solo. Si quieren ayudarme, pongan dos botones en cada planta y detengan a toda señorita rubia que luzca un vestido plateado. Mi familia cargará con el coste del servicio.
- Si sólo desea eso, no se preocupe, alertaremos al personal para que nos avise si encuentra a la chica.
- No me ha entendido bien, le he pedido que vigilen las tres plantas y que busquen a la chica -insistió el príncipe.
- Muy bien, como usted desee.

Marcharon el botones y el director sin la menor preocupación. Se podía tratar de un príncipe, pero además era un vulgar drogadicto, lo que le quitaba toda la autoridad que su sangre azul le había otorgado. El director y el botones se entretuvieron conjeturando sobre la actitud del príncipe y su extraño comportamiento: el director creía que la prostituta había robado o estafado al príncipe, a lo que éste quería responder con violencia, y de ahí su desesperación; el botones iba más lejos, su versión era que la prostituta además de ser una de las amantes del príncipe era la proveedora de la familia real y que el príncipe estaba atravesando un episodio de síndrome de abstinencia, y que seguramente también habría algún asunto de dinero por medio.

Tanto se entretuvieron analizando el asunto y explicándoselo al resto de los botones, que en ese tránsito Mari huyó por las escaleras, totalmente sulfurada. El tío segundo de nuestro príncipe había empezado a golpearla y a apretarle los pezones de forma incontrolada, a lo que Mari respondió con escupinajos y un taconazo en los testículos. Los testículos acabaron en el hospital y el zapato se quedó allí mismo. Mari salió corriendo a toda prisa y prefirió no volverse para recuperar el zapato, temiendo por su vida, aquel loco era capaz de arrojarla por la ventana. En la recepción no había nadie, pues todos estaban en la parte de atrás comentando la escena del príncipe.

Mari salió del hotel descalza con un zapato en la mano. Todavía no se había llegado a plantear qué haría con un solo zapato, el suceso la había transbalsado. Hacía mucho tiempo que aquellos encargos de lujo le estaban saliendo caros a su cuerpo y a su dignidad. En la mayoría de ocasiones, los clientes la denigraban, pero además querían que participara de sus orgías totalmente drogada, y en algunas ocasiones ni siquiera lo hacía por propia voluntad, había llegado a no beber nada -ni tan solo agua- en las fiestas por temor a una sobredosificación o una intoxicación. Ya estaba harta de esos ricachones caprichosos y aquel día dijo basta. Sabía que le acarrearía problemas, puesto que se trataba de la familia real, pero no podía soportarlo más.

Tomó un taxi y lloró durante todo el trayecto. Llegó a casa, cogió a su hijo en brazos y decidió marcharse para refugiarse en casa de un viejo amigo que siempre le había tendido la mano y que no tenía ningún vínculo con el mundo de la noche. Con él estaría segura, y su hijo también.

Mientras tanto, el príncipe no encontraba a la chica y se subía por las paredes, cada vez más afectado por la histeria, aumentada por la ketamina, con episodios de delirio y sicosis incluidos. Su tío segundo se ausentó del lugar con discreción para dirigirse al hospital, avergonzado por lo sucedido. Al salir de la habitación unos botones le preguntaron por una chica vestida de gris, rubia, pero prefirió no decir nada; aunque la familia real ya estaba vacunada en cuestión de escándalos, nunca se sabía qué consecuencias podían tener esos hechos, además no sabía en qué otros líos estaría metida esa prostituta y desde luego no quería que le salpicara.

En el salón de baile, todo parecía normal. Tras el jolgorio y el descontrol, todo se desarrollaba con normalidad. El primo del príncipe recibió el aviso de que el príncipe se encontraba en un estado deplorable, arrastrándose por el suelo y aporreando las puertas sin cesar, así que se acercó a ver si se podía resolver algo. Los botones del hotel le aconsejaron utilizar los pares de llaves que habían entregado a su primo para entrar en todas las habitaciones, puesto que con toda seguridad la mayoría estarían vacías. Pensaban que al menos el príncipe encontraría a la chica y se acabaría aquella situación, que cada vez era más insoportable.

Y así lo hicieron. El primo fue a ver al príncipe y juntos se dispusieron a recorrer las habitaciones, una a una. Tardaron un buen rato en recorrerlas todas, lo que aumentaba la impaciencia del príncipe. En la última habitación que visitaron encontraron rastro de actividad humana, el servicio había sido utilizado y la cama estaba un poco arrugada. Junto a la cama encontraron un zapato de cristal que el príncipe reconoció enseguida. Al no encontrar el otro par entendió el príncipe que la chica se había marchado sin dejar más rastro que ese zapato. Montó en cólera e incluso agredió a varios botones, que ya estaban cansados del espectáculo. Ahí acabó la fiesta para nuestro príncipe.

Los días siguientes fueron días de trabajo para el príncipe, o al menos así lo expresaba él. Cada rato libre, cada minuto del que pudiera disponer se convertía en la ocasión ideal para hacer un trámite que le ayudara a buscar a la prostituta. Primero, se dedicó a contactar con todos los intermediarios de su primo que colaboraron en la preparación de la fiesta, incluso buscó otros contactos porque no se fiaba de la memoria de su primo. Luego, por las noches, empezó a recorrer todos los prostíbulos. Siempre llevaba consigo el zapato de cristal y se lo hacía probar a todas las prostitutas, rubias, morenas, feas o guapas. Las chicas no lo entendían pero era dinero fácil, muy fácil, sólo tenían que guardar silencio. A veces tenía que pagar a las chicas por media hora para explicarles la historia y que le dieran pistas para encontrar a su princesa, y así estuvo días y días de prostíbulo en prostíbulo, pues para no levantar sospechas visitaba todos los locales cada noche solicitando sólo un servicio por prostíbulo.

Eran ya 23 los días que habían pasado desde su fiesta cuando llegó a un prostíbulo en el que las chicas guardaban un silencio sospechoso y ninguna de ellas osaba hablar. Se trataba de las compañeras de Mari, que no sabían nada de ella, pero tampoco hablaron de su desaparición; una chica rubia y guapa nunca había existido para ellas o, simplemente, existían muchas chicas así, encontró diferentes posturas en sus conversaciones privadas. Todas tenían miedo a hablar, no sabían qué había detrás de todo, y sus jefes les habían avisado, con muy mal humor, de que si alguien sabía algo de la Mari, debía comunicarlo inmediatamente, si no quería tener "una racha de mala suerte".

En el prostíbulo no logró arrancar ninguna información, así que esperó al cierre y siguió a una de las chicas, precisamente la que vio más asustadiza y más vulnerable y, probablemente, la más sensible de todas. La siguió hasta la puerta de su casa. Cuando ella entró, el príncipe bloqueó la puerta con su pie para que no se cerrara. La chica no pudo evitar que ese hombre entrara. Ella le pidió silencio, no quería despertar a su madre, que dormía y descansaba del dolor que le ocasionaba su extraña enfermedad. El príncipe no dudó ni un instante en preguntar:

- Escucha, tengo que encontrarla, ¿tienes alguna idea de dónde está? Te pagaré bien, te buscaré un trabajo, ¿qué quieres, un coche, una casa? Yo te lo conseguiré.
- Mira, yo no sé nada de lo que me hablas, me estás causando problemas -la chica se estaba empezando a poner nerviosa.
- Te diré la verdad. En cuanto la vi, mis ojos no hacen más que verla, mis dedos sólo quieren acariciarla...
- Eso no se lo cree nadie. Vete de aquí si no quieres que llame a Ramón, no sé en qué lío te has metido, pero esto desde luego no es mi problema.
- Lo que te digo es cierto, ¿cómo quieres que te lo demuestre?
- Vete y no vuelvas -sentenció ella.

El príncipe se lo tomó a pecho, se fue de la casa y no volvió, pero sólo para demostrarle su fidelidad a la promesa que había hecho. Cada día mandaba un cartero con una carta en la que le solicitaba información, jurando y perjurando que no había ningún asunto turbio, que era una cuestión de amor. En muchas ocasiones, las cartas eran auténticas declaraciones de amor -hacia Mari, claro. Pasó un cierto tiempo hasta que la compañera de Mari se decidió a hablar. Citó al príncipe en un lugar concreto, le pidió puntualidad.

El encuentro se consumó y cuando se encontraron, la chica no se detuvo, siguió caminando y dijo:
- La Mari desapareció de un día para otro, el día de un encargo importante del que no puedo hablar. No sé nada más, nada, te lo prometo. Ahora deja de molestarme.
- ¿Su nombre, sólo puedes decirme su nombre? -se lamentó el príncipe.
- Querido, nosotras trabajamos con nombres artísticos y nunca revelamos el verdadero, ¿qué te crees?. No sé nada más, lo siento. Ahora vete y, esta vez sí, no me molestes más.

La Mari había perdido su casa y sólo le quedaba el consuelo de tener a su hijo y poder alimentarle. No pudo encontrar trabajo, así que tuvo que confiarse a sus hermanastras, que la habían repudiado tiempo atrás y que ahora regentaban un negocio de limpieza de oficinas. Explotaban a todas las trabajadoras, pero con la Mari se empleaban a fondo para enviarla a los trabajos más desagradables, su jornada laboral era de 16 horas, normalmente, de día, de noche, sin días de fiesta, y con continuos cambios de horario y lugar. Tenía el único consuelo de que Paul, su amigo, cuidaba a su hijo con mucho cariño y respeto, eso la consolaba.

El príncipe siguió buscándola de forma infructuosa. Empezó a frecuentar prostíbulos allí donde iba y en la mayoría de ocasiones visitaba una señorita para interrogarla. En el exterior de su tormentoso mundo interior en busca de la chica, su fama empezaba a crecer y ya le apodaban "el putero". Era casi imposible detener esa cascada reputacional porque toda la familia real vivía en un universo de drogadicción y relaciones con prostitutas, mientras él era precisamente el único ejemplar digno de la familia real. Y nada ayudaba. De hecho, era él mismo el que había colaborado en el asunto, puesto que ordenaba a las prostitutas que dijeran que había ido a buscar sexo, por temor a las represalias de los proxenetas y los problemas que pudieran tener con la Mari.

Todo perdió sentido, sus reuniones, las recepciones y todas las otras chicas. En su fuero interno idealizó a la Mari, que en sus delirios era una mujer elegante, educada, íntegra; ni siquiera tenía conciencia de estar pensando en una prostituta. Tanto la idealizaba que toda otra mujer era una vulgar prostituta a su lado. Obviamente nunca pudo confesar su amor; si su vida ya estaba casi completamente hundida, sólo le faltaba buscarse el desprecio de todo su entorno. Incluso su fama de putero no le hacía tanto daño como podía hacerle el rechazo de su entorno, a todos los niveles, menos el afectivo, claro está. Algo de ketamina debió quedar en su piel para que llegara a pensar de aquel modo; parecía que esa sustancia no dejaba de gotear en su interior para que se hiciera tal idea de las cosas.

Siguió pensando en la Mari durante mucho tiempo. Tenía un plan perfectamente preparado para cuando la encontrara. Después de seducirla en total secreto, para lo cual ya tenía miles de sistemas y métodos pensados, debía enriquecerla y reeducarla poco a poco. Le haría comprar un título aristocrático en el extranjero y cambiaría su nombre, luego la presentaría en sociedad convertida en toda una marquesa o duquesa, ya iba labrando el plan poco a poco, haciendo contactos, comprando confidencias y voluntades para ejecutar su plan llegado el día.

Para cuando llegó el día, ya casi se había hundido en su propia tristeza, hasta el punto que se había olvidado de la Mari. Llegó antes a la reunión del patronato de la Fundación para el Fomento de la Literatura. El mecenazgo de jóvenes artistas se había convertido en su última pasión y quería proponer un plan de formación y apoyo, así que llegó antes a las oficinas. Todavía estaban limpiando la sala cuando entró acompañando a otros miembros del patronato que también se habían adelantado al inicio de la reunión para entrevistarse con él. Entró a la sala de juntas y allí estaba la Mari, trapo arriba trapo abajo. Su sorpresa fue mayúscula, sus ojos se abrieron de par en par, la respiración casi se le obturó, empezaron los nervios y sudores. Tal acontecimiento le causó casi los mismos efectos que la ketamina del primer día, llegó a creer que ese era el efecto que le producía esa mujer, hasta el punto que especuló en sus adentros sobre la naturaleza divina de la Mari.

Como no podía presentársele en semejante situación, y ella apenas le conocía, no pudo hacer nada. Sólo la miró, como si estuviera ante el mismo misterio que originó el universo. Cuando volvió en sí pensó que debía dejarle alguna huella que luego ella pudiera rescatar cuando la volviera a encontrar. Se acercó a ella, le pidió su nombre y la felicitó por el trabajo que hacía, todo estaba reluciente:
- Disculpe, ¿podría saber el nombre de la maga que ha dejado esta estancia tan limpia y saneada? -dijo él.
- Gracias, señor, yo sólo hago mi trabajo -le contestó ella, con una mezcla de nervios y miedo- ... soy Julia, de la empresa de limpieza.
- Realiza usted un trabajo importante, puede considerarse artífice del 50% de los aciertos del Patronato de la fundación -el príncipe estaba intentando seducir, así de primeras a Julia, y parecía obvio que el desatino estaba siendo percibido por el resto de los acompañantes del príncipe-, bien, hoy te llevarás a casa la satisfacción del trabajo bien hecho, procuraré hacerlo saber a la dirección de tu empresa.
- No se moleste, señor, es mi trabajo, sólo intento hacerlo lo mejor que puedo, me siento recompensada de sobras -Julia procuraba que sus hermanastras no llegaran a tener noticias suyas, ni buenas ni malas, todavía tenía presentes las noches frías que tuvo que pasar frente a las cenizas del fogón ya apagadas los días que su padre se encontraba en viaje de negocios. Aunque su madrastra ya había muerto, Cenicienta, que es como la llamaban riéndose del comentado castigo, no quería volver a sufrir nuevos castigos de sus hermanastras- no se moleste señor, yo misma pediré que me asignen a la fundación para poder seguir ayudando en todo lo posible.

Al término de la reunión, el príncipe se marchó a su despacho en el palacio real y empezó a hacer llamadas. Consiguió el nombre y número de teléfono de la empresa de limpieza y llamó para ver si podía investigar algo de Julia. Al teléfono se puso una de sus hermanastras. Dijo llamar de una empresa que quería contratar los servicios de limpieza. Su plan era contratar la empresa y quejarse del servicio hasta que le enviaran a Julia. Alquiló un despacho en una calle céntrica, lo arregló y contrató a una secretaria que debía realizar funciones estúpidas como informarse para crear una empresa y hacer gestiones de ese tipo. Acudía solamente en el horario convenido para la limpieza. No tardó en encontrar de nuevo a Julia, y entonces dejó de quejarse.

Parecía que su plan estaba funcionando. Logró articular cierta conversación con Julia y ganarse su confianza. Tratándose del príncipe, ella debía mostrarse amable, más que por gusto por obligación. En realidad, le producía aversión, tanto él como el resto de su familia, pero tenía que disimular. El príncipe intentó conseguir una cita, pero aquella chica parecía huir de él. Evidentemente, la distancia social era abismal, y ese era un obstáculo mayor para ella, se consolaba el príncipe.

Un día la hizo pasar al despacho:
- Hola, Julia, siéntate.
- Bien, señor -el príncipe había pedido desterrar el trato de majestad-, usted dirá, ¿existe algún problema, tiene alguna observación?
- No, de hecho quería felicitarte, me alegras las mañanas y ... en fin, quería recompensarte, invitarte a cenar algún día, verás, eres una excelente profesional y mereces mucho más que este trabajo, así que te podría recomendar para el puesto de trabajo que desees.

Aquella proposición asustaba a Julia. Sabía que si abandonaba la empresa sus hermanastras cargarían violentamente contra ella (y eran capaces de todo, absolutamente todo) después de haberla "recogido de la calle", de haberla contratado.

- No se preocupe por mí, señor, ya tengo el trabajo que merezco -apuntó ella, con modestia.

En ese instante, el príncipe sacó una caja rectangular, excelentemente envuelta y se la acercó diciendo: "tenía muchas ganas de entregártela", con una risa infantil. Esa risa infantil fue malinterpretada en el momento en que Julia descubrió el zapato de cristal y empezó a atar cabos (ni tansolo recordaba que la última fiesta era en homenaje al príncipe). La conclusión fue fulminante, el príncipe la había reconocido, sólo podía pretender dos cosas: venganza o prostituta personal. Ante el riesgo de que aquello fuera un anuncio de represalia por el testículo del tío segundo del príncipe, buscó una vía de salida. Nerviosa, le dijo al príncipe que iba a buscar sus zapatos de calle para probárselo con otro zapato de tacón en el otro pie y así poder andar con él. Fue al cuarto, cogió el bolso y los zapatos y salió corriendo escaleras abajo. El príncipe tardó en darse cuenta y para entonces, ella ya se había ido.

El príncipe llamó a la empresa y pidió la dirección de Julia. Las hermanastras se negaron taxativamente. Según el príncipe, Julia había olvidado algo y se lo quería enviar en taxi, pero las hermanastras sospecharon de la voz nerviosa del príncipe. Al día siguiente Julia no volvió al trabajo confirmando sus peores versiones. "La cenicienta ya ha vuelto a las andadas, vete a saber qué ha hecho esta vez, le habrá robado o habrá intentado seducir al jefe, nunca dejó de ser una puta, y ha comprometido nuestro negocio", decía la hermana mayor, sobredimensionando el suceso. Así que decidieron darle la dirección al príncipe para que él mismo hiciera justicia, de este modo ellas no se mancharían las manos.

Cuando el príncipe llegó, sólo encontró a Paul. Julia había ahorrado lo suficiente para buscar un hotel mientras encontrara un nuevo trabajo. Ahora su mayor temor era la situación de su hijo, que ya empezaba a sospechar algo.

Paul, que conocía toda la historia, al menos la versión de Julia, guardó un silencio extremo, e inventó una historia tal y como le había pedido ella:
- Verá usted, el caso es que yo no conozco a esa señora más que de vista, me pagó por poder domiciliarse en mi casa puesto que quería conseguir un empleo, pero en realidad no tiene hogar, es una mujer extraña -le dijo Paul al príncipe con voz de sospecha y advertencia, como para atemorizarle.
- Necesito encontrarla, la amo, la amo desde la primera vez que la vi en mi fiesta de cumpleaños - el príncipe se desmoronó y echó a llorar. Ablandó suficientemente el corazón de Paul como para que le diera una oportunidad.
- Lo siento, no puedo ayudarle, ni siquiera viene a recoger el correo, tengo que dejarlo en un bar cercano -intentaba Paul evadir sospechas-, pero si usted me deja alguna dirección, algún teléfono donde yo pueda encontrarle...
- Dígame dónde está ese bar -respondió el príncipe secándose las lágrimas mientras le acercaba una tarjeta de la oficina ficticia que había creado- estoy desesperado, la amo, más que nada en el mundo, más que mi posición, mis coches, ¡más que a mi propio padre!

Desde ese instante, el príncipe, adecuadamente disfrazado para no ser descubierto se instaló en el bar que Paul le había indicado. Harapiento, llegaba cada día a la hora de la apertura y no salía de allí hasta el cierre, leyendo los diarios, como si buscara empleo. Paul lo descubrió al día siguiente, sorprendiéndose.

Al segundo día, Julia llamó a Paul:
- Escucha, el príncipe consiguió tu dirección y vino aquí llorando como un niño, dice que está enamorado de ti -le anunció Paul.
- ¿Y tú le creíste? Me busca para vengarse por lo que hice el día de la fiesta, tras las buenas formas sólo hay que despojo humano, son todos escoria -dijo ella.
- No, Julia, lloraba de verdad, no soy una persona muy perspicaz pero eso al menos lo entiendo, lloraba de la misma forma que tú cuando llegaste aquí -se sinceró Paul-. Lleva dos días enteros atrincherado en el bar Princesa, si quisiera matarte habría enviado a un macarra, que se hubiera escondido para darte caza.

Después de colgar, Paul se dirigió al bar y se acercó al príncipe.
- Marchando una de princesas. Venga a mi casa, Julia llega ahora, desconfía de usted, pero yo no, tengo mejor sexto sentido que ella- al escuchar estas palabras de la boca de Paul se levantó repentinamente y empezó a besar y abrazar a Paul.
- Gracias, gracias, gracias. Me ha salvado usted la vida, gracias.

Una vez se encontraron, el príncipe le explicó toda la historia a Julia, que también se sinceró. Entonces, el príncipe le explicó su plan. La conversación concluyó así:
- Mire, excelencia, o como se llame, yo soy una prostituta y nunca dejaré de serlo, me conoce mucha gente. Usted es un príncipe, nunca podríamos estar juntos. Ni siquiera nos conocemos, yo no estoy enamorada de usted; además, nunca aceptaría vivir con usted y toda su estúpida familia -Julia intentaba persuadirle de que se fuera y le dejara continuar su vida, puesto que achacaba el supuesto amor del príncipe a un capricho de ricachones que lo tienen todo y sólo desean un trofeo para su colección, como si presentara mostrarla a la alta sociedad como una pieza de museo "mirad, aquí una puta pobre".
- Dame una oportunidad, por favor, sólo quiero conocerte.
- No, no puede ser, no se moleste usted más, y no me moleste a mi, por favor. Dese cuenta de que me deben estar buscando por lo que sucedió aquel día -insistió Julia enojada.
- Acepta al menos esto -el príncipe entregó una tarjeta a Julia. Contenía una dirección en idioma extranjero.

Julia se despidió con la cabeza atormentada, aquel hombre le había impactado y había conseguido desconcertarla por completo.

Pasaron un par de meses hasta que Julia volvió a tener noticias de él. La televisión confirmaba la desaparición del príncipe, puesto que el rumor ya se estaba extendiendo. La policía había solicitado colaboración internacional para encontrarle, de un día a otro había desaparecido sin dejar rastro. Julia entendió que el príncipe había renunciado a todo y la esperaba escondido en la dirección que señalaba la tarjeta; eso la emocionó. Hizo las maletas, y le dijo a su hijo que se iban a vivir cerca de Santa Claus para que sus regalos no pudieran perderse por el camino, como había sucedido alguna vez. Se presentó en casa de Paul para despedirse, y él se ofreció para acompañarla.

Llegaron tarde a la dirección en cuestión, no había nadie. Cuatro horas más tarde apareció un albañil, cansado y con cara de tristeza. Al divisar a Julia dejó caer las herramientas y corrió a abrazarla y todos juntos, incluido Paul, empezaron una nueva vida… y fueron felices y comieron felices.

Nota: el presente autor reniega de todos los tópicos de los cuentos tradicionales, incluidos los que presenta el presente escrito, como la apología del matrimonio o la concepción unitaria y falseada del "amor". Estos contenidos no se han eliminado para trazar el paralelismo entre la obra original y la adaptación al tiempo presente.

Moror, 20 de gener de 2010.